miércoles, 7 de enero de 2009

Agradecimiento

Ahora estamos de vuelta en la vida cotidiana.
Pasaron las fiestas. No tan rápido como hubiera deseado, pero pasaron, y a pesar de todo no resultaron tan malas como pude haber esperado.
Es cierto que mi madre hace casi cinco meses que falleció. Navidad y Año Nuevo resultaban ser sus festividades preferidas. También para mí lo eran.
Pasamos las dos fechas en casa. El acantilado es nuestra ubicación preferida, y era justo que estuviéramos celebrando estas fechas en casa.
Los amigos acudieron, y fueron, como siempre, generosos. La actividad fue incesante, y no tuvimos descanso. La cena del 24 fue sencilla, pero suculenta. Esperaba que otros pudieran estar en paz.
Pensé en mis hermanos, en qué estarían haciendo para ir pasando la noche, y luego el día siguiente.
El 31 la fiesta fue total. Casa llena, familia reunida, y la Marfila en cama temprano, pero bellísima con su vestido chino.
Desde mi corazón, quiero agradecerles a todos que hayan estado con nosotros en estos días.
Ahora, ya instalados en 2009, me doy cuenta de que mi corazón está abierto de un lado, y que sólo con fíbulas podrá seguir unido.
Alguien escribió que 2008 fue el año en que casi caímos al abismo. Y que 2009 es un buen año pra dar el paso al frente.
De cara a mi propio abismo, ya no necesito dar un paso al frente. Quiero dar un paso hacia mi madre, y volverla a ver.

1 comentario:

Marfila dijo...

Y otra vez te digo en secreto: la volveremos a ver.....

Te amo....

PD Agradezco también el haber podido compartir con los que nos quieren y queremos TODO Diciembre, incluyendo mis recien estrenados 36. Gracias por estar, Gaviero de mis mares y de mi corazón.