martes, 9 de septiembre de 2008

hoy martes, día de lluvia

Llueve, de nuevo amaneció lloviendo.
Lleva así la ciudad más de 15 días. Llueve por fuera y por dentro de mí.
El domingo 17 de agosto, a las 11:45 de la noche mi madre murió.
Su enfermedad por fin encontró la manera de ponerla a dormir, y quiero pensar que sueña.
Nada se nos arrebata. Si la muerte es parte del orden de la naturaleza, y seguimos ese orden con nuestra razón, nada que llegue a esta etapa del orden debería pesarnos.
Y sin embargo su partida deja muchas historias sin contar, muchas preguntas que ya no podran hacerse, muchísimos "buenos días" que ya no podremos oír.
Su imagen cuidando el jardín de la casa en que vivimos queda flotando. La maleza parece saber que su guardián no está más, y comienza una lenta y persistente invasión de los espacios.
El recuerdo también comenzó a invadir el corazón y el sueño. Pero algunos detalles parecen difuminados, desvanecerse por más que la memoria busque afinarlos.
Hoy sigue lloviendo. Y así quedará la ciudad durante muchos años más.

1 comentario:

Marfila dijo...

LO QUE VUELA ES LA LLUVIA...

PEQUEÑAS Y AGIGANTADAS GOTAS SOBRE MI ESPALDA...

LO QUE VUELA ES LA HUMEDAD DE UNA TORMENTA BLANCA...

Y MI BARRIO LLUEVE, LLUEVE Y VUELA SU OLOR A CANTARO VIEJO,

A FRUTA DESCOMPUESTA A TEJABANES DE CARTÓN....

LO QUE VUELA ES MI INSTINTO ADULTO EN UNA CIUDAD ADULTA,

Y EN EL VUELO..... YO MISMA ESCURRIENDO

LAS AGUAS INVENTADAS

DE ESTE MES DE JUNIO FRÍO Y DESPOBLADO......