miércoles, 13 de agosto de 2008

Homenajes: Basho, el viaje hacia todos y ninguno de los lugares

Te enfrentas a la narración de parajes que, quizá, ya estén perdidos para siempre.
Entre las líneas que te hablan de los santuarios, de los lagos, de los personajes del Japón ancestral, vivo y detenido en el blanco de la página, se encuentran los atisbos de la fugaz belleza del haikú.
Sólo puedo decir, por lo pronto, que mi sombrero ha caído de mi cabeza, mi boca permanece abierta, no puedo reponerme aún de la sorpresa. Como César, lloro por todo el tiempo que no tendré para mejorar mi escritura.

No hay comentarios: